lunes, 22 de julio de 2013

El viaje

VIII

EL VIAJE

La vida es el viaje.

Siempre vamos poniendo el pie delante
avanzar y correr sin detenernos
hasta en el mas profundo sueño
vamos cayendo hacia ninguna parte.

Pero sucede a veces
que este viaje resulta interminable.

Entonces,

                        quién pudiera como la mariposa
tener las horas calculadas

tan poco tiempo para no hacer planes
ni regar la semilla del deseo.

                       Dardos azules como una mirada triste
como algunas palabras

gota de néctar que apenas alcanza.

No hay caída
             No hay subida
                      No hay huida posible.

Sólo estamos expuestos al instante presente
                       al instante profundo.

Quién pudiera medir la intensidad del tiempo
y socorrer al hombre
que siempre va cayendo.

Somos, en la caída,
lo mismo que la pluma
                        Sólo un objeto solo
golpeado desde adentro.

Frágil motor de vida.

Impulso involuntario
que nos ha sido dado como un regalo
al que le han puesto precio.

El viaje iguala una lágrima a un océano
El chispazo de un fósforo
a un bello amanecer
o al más feroz de los incendios.

Quién pudiera ignorar
que ha elegido nacer
sólo para seguir cayendo!

El bien  y el mal van de la mano.

Entonces
es la fe la piedra que nos ancla

El sueño es el escape que rompe los barrotes

También me salva que me toques.
                   Tu contacto me salva.


12.7.13

No hay comentarios: