martes, 28 de febrero de 2017

Ejercicio con TRES PALABRAS




                                                                                   
Lluvia - diarios - tiempo

A veces pienso que la poeta que hay en mí 
se ha ido
Está tirada en la lluvia
la pisotean los pies de los descalzos
la abofetean las tapas de los diarios

Está muriéndose en pequeñas dosis
enredada en los cabellos de un anciano
agoniza en el llanto de los huérfanos
tiene la fragilidad de un gorrión en el viento

Pero a veces también siento 
 que la abanican las alas de las mariposas
aúlla en silencio ante el ruido de la naturaleza
se ilumina con la luz mas clara de la luna
cuando está mas próxima a la tierra

Solo es cuestion de tiempo,


Barcos - mano - agua

Los barcos quebrados 
Descansan en el fondo del mar
Esa tristeza que reconoces.

Porque alguna vez fue tu corazón
El que se hundió en el océano de las penas
Quisiste restaurarlo.

Subiste tu mano hasta tu pecho
Y te has dado cuenta 
Que has exagerado.

Demasiadas capas 
Lo han cubierto.

Igual que el barco abandonado 
 Se ha ido vaciando con el furor del agua
Los peces devoraron sus entrañas.


  

Principio del formulario

Pesado – avaro – montes

Traigo desde lo alto
Todos los pecados
En mi avaricia
No olvidé ninguno.

Ahora me pesan
Como a los árboles del monte
Le pesan las hojas
Mojadas
Después de la tormenta.


Cumplido – madre - casa

La casa espera,
Abierta sus ventanas.
He cumplido mi palabra.

Volveré para llenarla
De luces
Y de flores.
Volveré para cerrarlas
Cuando los vientos
Azoten sus persianas.


Bebido – heredarán – torre

He bebido de la  lluvia
Para saciar mi sed
Porque el cielo responde
A mis ansias.
Heredé la costumbre
-ancestral-
De mirar hacia arriba
Como el niño mira los ojos
De su madre
Cuando lo amamanta.

Esa torre tiene mil peldaños
-cansa de solo pensarlo-
Sin embargo
Hago el movimiento
Mi pie avanza.

Boca –derramaré – sabio

Alguna vez mi boca
Negará tres veces
Las verdades de un sabio
Y sobre mí derramaré
Un manto de piedad
Creyendo tener la verdad
De mi lado.
Hasta que caiga el velo
Y descubra mis ojos
Se desgajen mis manos
Y echen a volar
Las mariposas.

Porque – máquina – abrigo

Porque mi alma
Está al abrigo de la luz
Que gira como máquina
Perdida
En el universo.

Porque prefiero
No saber su rumbo,
Solo perderme
En la estela de su rastro.



Historia – ciudad – centinela

En la ciudad perdida
De la historia
-no importa cual-
Siempre hubo una noche
Que aterraba

Y una mañana
Para despojar
Los miedos.

Mártir en la noche
El centinela
Observa a través de los siglos
-callado-
La oscuridad.



Páginas – tristes – mujeres

Por un camino triste
Van las mujeres
Han llenado las páginas
De historias

Aunque poco recuerdan

Su cuerpo
Las atesora
Y su boca
Las calla.


Medio – puertas – ovejas

Bala triste la oveja
Al cruzar el corral
Del sacrificio.
Intuye su final
Aunque nunca
Conoció su destino.
En el medio
Le pasó la vida
Paciendo.
Paz-siendo.
Cerrada la puerta
Sólo un grito
Y después
Se servirá la mesa.



Ojo – reloj – sonrisa

Las agujas avanzan
Sin piedad.
Nos recuerdan su
Magnificencia.
Son dueñas del tiempo
Lo esconden en la esfera
Lo trenzan en los números
No dan respiro.

Rutinario monótono
El sonido.
Repetitivo.
Esclavizante esclavo.

Nos mira con sus ojos fijos.
No se detiene ni el día
De nuestra muerte.
Todas las muertes
Están atadas a su ritmo.
Y las vidas sometidas
A su arbitrio.


Intención – ejemplo – pozo

Sálvame Señor de acercarme
A su borde
No quiero tocar su circunsferencia
Porque el pozo desde el fondo
Me llama, me jala
Y me enfrenta.
Líbrame de la curiosidad
De saber cuán profundo.
Domina mi intención,
Distrae mi mirada
En las flores que crecen
Detén el paso que adelanto
Sacia mi sed
Quiero ser agua.

Predecir – humedad – cartas

La humedad de la lluvia
La sientes en los huesos
Y la presientes.
Sabes que caerá
Como sabes que llegará
El cartero
Sin esa carta.
Como tu cuerpo predice
Los dolores internos
Pero arremetes.
Y saboreas el humo
Del cigarro
Solo por el placer
De verlo irse
Negro el humo
Salir de tu boca.


Piel – profeta – rincón

Medita en un rincón
De tu casa
Haz que el silencio
Nazca en ti
Poco a poco.
Los otros nada esperen
Cuando estás sumido
En tu interior
Tu piel es tu corteza
Y eres tú, tu profeta.
La lluvia al caer
No sólo es agua
También es música
Y bálsamo
Y cortina.



Bailar –mañana – locos

Para los locos
Siempre hay un mañana
Aunque solo transiten
El presente
Bailan su propio ritmo
Bucean
En sus mares interiores.
Su mundo sólo a ellos
Pertenece
Lo han poblado de voces
De figuras
Ya no buscan razones
Que no existen
Oyen caer la lluvia sobre el techo
Y cada gota
Es un misil que pasa lejos.
Y cada flor una señal
De que lo hermoso existe.
Loca de mí
Que estoy tan cuerda
Con cada cosa con su significado
Que solo ahonda
Esta conciencia mía.


Guerra –susurro – círculos

El fuego ha formado círculos
Las llamas crujen
Con un susurro anaranjado.
Hasta ayer
La guerra
Era algo tan lejano
Como ver florecer el desierto
A veces pasa
-es cierto-
Hoy tenemos el fuego
Y el ruido de las bombas cayendo
Hoy tenemos una guerra
En cada esquina
En cada barrio
¿Cuándo perdimos
La inocencia?
¿Cuándo, la guerra
Se volvió cotidiana?


Noche – túnel – mano

La noche crece
Oscura
Como un túnel
Sin luces ante los ojos.
Adelantas la mano
Y nada rozas
Solo tu corazón latiendo
Solo sientes el aire
Que te toca.
No tienes a qué asirte.
Allí en la noche
Vuelves a ser el niño
Que nadaba
En el vientre de su madre.

Solo que ahora lo sabes.



Manera – perro – sangre

Como el perro de caza
Olfatea a su presa
Y busca la manera de atraparla
Así la vida nos persigue
La sangre se espesa
Con el miedo
Mientras el perro
Nos sigue los pasos
Y afuera
Se escuchan sus aullidos.


Piedras – ventanas – música

La música no pasará
Aunque afuera lluevan piedras
Y rompan
Las ventanas.
El oído se bifurca.
Deja afuera los ruidos
Que molestan.
Solo acunará
el acorde de la lluvia,
el aleteo de un pájaro
el canto del agua.
El valor de lo humano.




TRES PALABRAS II



SELVA – NUBES – RAICES

Una nube
Nunca es igual a otra.
No permanece
No echa raíces;
Prefiero la solidez de la roca
Eterna en su destino
Viendo el mundo girar
Alrededor,
Anhelando tal vez el destino
Versátil de la nube
Que solo duró
Lo que la vida
A la mariposa.

Puerto – mujer – brasas

Y atrás quedó un puerto
Y una mujer
Atada a un pañuelo
Porque sabe
Que ha desperdiciado
Tiempo y amor,
Que  ha tirado a las brasas
Su ternura
Pero después de todo
Por qué llorar
Si se sintió como si fuese
Verdadero.
A veces se parecen
En su intensidad
El agua y el fuego.

Calma – sirenas – marea

El mar ha perdido su calma
Ha desamparado
A sus sirenas
Que lloran en la orilla
Llamando
A desprevenidos navegantes
Que rendidos
Caerán
Con l a próxima marea
Solo
Para comprobar
Que tampoco existen.

Jardín – noche – voraz

La noche
Voraz
Se adueña de todo

Y yo soy
Una parte viva
Del jardín
Que de noche
Respira
Y me sostiene.

Fuente – años – alma

A través de los años
El alma
Deambulará libre.
No se detendrá
En los contornos
De una fuente.
Necesita toda el agua
De todos los océanos
Todo el aire y el fuego.
Volverá un día
Fortalecida
Para habitar
El perímetro de un cuerpo
Solo para escapar
Mil veces
Al universo.

mirada – antiguo – espejo

Mírate al espejo
Encuentra al final
De esa mirada
Esos ojos que a través del tiempo
Han permanecido allí.
El hilo que conduce
Al pasado
Está cortado
Hasta que tus ojos
Encuentran esos ojos
Perdidos
En el espejo.
Solo buscas reconocerte.
Saber quien eres.

Crisis – hierro  - ojo

Como el hierro
Que provoca la herida
Así la vida te da
Oportunidad
De sacar el hierro
De curar la herida.
El ojo atento
No desestima las señales.
Sabe cuando la herida
Se ha sanado.
Sabe reconocer
Cuando el dolor se acerca
Y no puede evitarlo.
La crisis volverá
Pero tus ojos
Y tus manos
Saben a qué atenerse.

Ciclos – puertas – salvaje

La puerta es el límite.
Afuera está el mundo
Calmado o salvaje.
Tu pie la traspasa
Pones la llave
En el ojo que te mira
Y por el cual a veces
Has mirado.
Ahora el mundo es tu casa.
La puerta quieta
Callada
Espera tu regreso.
Cumplido el ciclo
Vuelves a cerrarla.

Cárcel – combate – belleza

Todos somos bellos
Al llegar
La vida es el combate
Que a veces
Se vuelve nuestra cárcel.
¡Cuánta belleza
Hay en cada amanecer
Y en la noche
Iluminada
Por la luna¡
En el medio
El tránsito cotidiano
De nuestros pasos
Sobre la superficie
Que nos ha sido dada.

Canoa  - milagro – polen

Es un milagro cotidiano
El vuelo del polen
Que viaja
De flor en flor,
Germinando,
Floreciendo.
Como el corazón del río
Es acariciado
Por la canoa
Que en la selva surca sus aguas
Y sigue esa línea invisible
Pero trazada
De antemano
Por algo que desconocemos.

Semilla – mar  – playa

Ven a comer semillas de mi mano
Pájaro
Que sobrevuelas el mar.
Tus alas cansadas
De luchar con el viento
Te han puesto a mis pies
En esta playa.
Hoy yo soy el árbol
Que te sostiene
Y tú
La confirmación de la belleza.


Escultor – estatua – artista

Hubo alguien
Que pulió la piedra
La recortó de la montaña
La trasladó
Hasta las manos
Del artista
Que en ella
Esculpió su magia.
De ese,
Nadie sabe su nombre
Aunque las gotas de su sangre,
Su sudor y sus lágrimas
Permanezcan
Por siempre
Inyectadas en el fondo
De la piedra
Allí, junto al corazón
Latente
De la materia.

Brecha – mancha – fragilidad

La mancha de aceite
Se separa del agua
En su aparente fragilidad
Ha formado un muro
Que los separa
Como una brecha abierta
Entre dos mundos.
Están al mismo nivel
Los elementos
Mas no pueden verse
Unirse ni fundirse
Se han cerrado en sí mismos
Y han bajado
Todas sus compuertas
Hasta que un viento
Una catástrofe
Los arremoline
Y ya no haya excusas.

Visitante – frutos – derrota

La derrota
Tiene el sabor
De un fruto verde
Tal vez sacie la sed
O calme el hambre
Aún así
Su gusto quedará en el paladar
Incomodando.
Como queremos
que el visitante indeseado
se vaya pronto
de nuestra casa.

Sueños – concepto – matiz

El matiz de los sueños
Se conforma con imágenes
Que el cerebro
Acumuló por años
Con cientos de colores
Y palabras.
Al despertar
El concepto del sueño
Se escabulle
Entre las sábanas.

Parque – jactancia – vestido

No toda la jactancia
Que te da tu vestido
Ni todas las flores
Del parque
A veces bastan
Para que la felicidad
Llene tu alma.
Otra cosa hace falta.
Calmar el frío
Oler las flores
Ver el sol  amanecer
Saber donde pones el pie
Cuando te paras.


Excusa – partir – ventana

A veces hace falta
Una excusa
Para escaparnos
De nosotros mismos.
Huír, escabullirnos,
Tomar ese tren
Que nunca pasa
Y que hoy se detuvo.
Subir sin el silbato
Acostumbrado
Partir y no mirar atrás
Que demasiado esfuerzo cuesta
Subir el pie
Y apoyarlo en el primer peldaño
Tomar asiento
Acomodarse junto a la ventana
Y rezar
Para que nadie insoportable
Se siente junto a ti.
Hay veces en que no es necesario

Viajar acompañado.

martes, 16 de agosto de 2016

INUNDACION

 Resultado de imagen de INUNDACION EN ARGENTINA



I
El hombre avanza por la calle de agua
Hasta ayer era tierra lo que sus pies pisaban
Hoy el cielo se abrió
 quizás hastiado de promesas
Hizo sentir su furia
Inundó los campos y las casas
II
El hombre lleva a cuestas su resignación de siglos
Solo mastica por dentro su desgracia
Maldice en silencio
Paso a paso avanza contra el agua.
De su bolsillo asoma una boleta azul
-propaganda política-
Con la promesa de un jardín de rosas.
Aun sabiendo que es mentira
Apuesta a una última esperanza.

III
Tal vez porque nada le queda
Contra su pecho  acorrala la esperanza
Cada cuatro años la renuevan
Pero aun  nada aprendimos
Si todos queremos  lo mejor para el otro
No se entiende por qué se diluye
Como el agua

IV
Los corderitos de la casa
han quedado huérfanos
La corriente del rio se llevó a su madre
Y una rama les sirvió de balsa
Ellos  balan helados y hambrientos
Esperan con ansiedad que la mano del niño
Les acerque algo parecido al calor
algo parecido al amor

V

Por suerte los corderos ignoran su destino
Por suerte ignoran que hoy los han salvado
Para solo extender  un poco más sus días
Sobre esta tierra
Quizá si lo supieran
Hubieran preferido ahogarse con su madre
Hubiera  sido más piadoso
Dejarlos irse resignados,  con la corriente del rio
Desbordado de agua de montaña
Desbordado por la tala
Desbordado por la codicia de los humanos.

VI

Así como un triste cordero
El niño cayó desde el puente
Las aguas lo barrieron de la baranda vieja
Se quedó de pronto con los pies en el aire
Aterrizó sobre el caudal oscuro y frio
Mañana encontrarán su cuerpo
Helado blanco sin excusas ante la muerte injusta
Una madre llorará a sus pies
Cuando ya sea demasiado tarde.

VII
Algo remuerde al hombre su conciencia
La escuela queda demasiado lejos
No llegará a tiempo para poner
El voto en la urna
Apenas un grano de arena sería
Piensa
 que la roca está formada por millones de granos
que el maíz comienza con una semilla
que miles de gotas de lluvia aumentan
 el caudal de cualquier rio,
de cualquier océano
que el hombre empieza siendo microscópico
que todo comienza casi de la nada….

XIII

La vieja catedral está inundada
Sus paredes guardan la fe y la oración
De tantos fieles
Tantos ruegos se han elevado a sus alturas
Tantos dolores
Tantas vicisitudes
Tal vez era necesario que el agua
Lavara el  dolor también por dentro

XIV

En la pantalla del televisor
Los políticos sacan soluciones
Como un mago conejos de la galera
Son sólo  hombres que hablan
Solo eso
Hacen ruido con las palabras
Como el ruido sordo del agua
Corriendo por las calles de noche


 XV

Nuestros ojos nos mienten
Vi caer la hoja del árbol
En simultaneo con el vuelo fugaz de una estrella
Desde mi visión, tardaron el mismo tiempo
En descender
Una cayó del árbol
Se detuvo en el barro
La otra inició su viaje
y se perdió en el infinito cielo.
extraña sensación sentirse hoja
sentirse estrella
sentirse pájaro en el cielo

XVI

Cuantas veces hacemos
Lo mismo que las hojas
Que se liberan de la prisión del árbol
Cayéndose, acunadas
Con el soplo del viento.
Extraña sensación sentirse hoja cayendo.