martes, 22 de marzo de 2011

Xenofobia

Hay gente que siempre te hace sentir que sos extraño, ajeno, de afuera.
Que no tenés derecho a respirar su mismo aire ni a transitar sus mismas calles,
ni a opinar en los asuntos que considera propios, exclusivos de su nacionalidad.
No importa que desde hace años se cruce con vos en el pasillo, no importa si conoce a tus hijos desde que nacieron o antes de ello, no importa si alguna vez golpeó a tu puerta.
Esa gente se siente superior a vos solo por un problema de territorialidad,
se encasilla en los límites que son imaginarios, pero para ella son como un muro de concreto.

Como si la tierra cambiara de color en la realidad como en los mapas.


Es la misma gente que va a la iglesia cada domingo y le cuenta a Dios todas sus
buenas acciones de la semana.