miércoles, 3 de julio de 2013

POEMAS DE INVIERNO


Un insomnio
un cigarrillo
una soledad
un árbol que se mueve con el viento
en la ventana
singular el objeto, la palabra.

Todo conjuga esta noche
 para obligarme
a escribir algo parecido a un poema.

II
  
El hombre asomó por la ventana del tren
gritó
y su grito sacudió montañas

era imaginario el hombre
el tren
la montaña

solo el grito era cierto.

Era como el grito de un hombre.

III

Una mujer con un poco de luna
es un poco lunática
la alumbra la luna
la oscurece a veces

la aluna la luna alucinada
mueve sus aguas como las mareas
le hace crecer pájaros y ramas
hincha sus velas
la arrastra y la encalla

entre las arenas vuelve a formarse
grano por grano de arena salada
vuelve a dormirse con la espuma
y a volar sin alas
interrogada la luna
calla.

IV

Que suceda todo en una noche mágica
La noche el dia
El sol interminable
Un temblor de mariposa
Que despliega sus alas
Un viento que derribe murallas
Una gran escalera para subir montañas
Que todo suceda hoy
Que mañana no existe.
Acaso el sol saldrá mañana?
se moverá de su eje el sol?
tu piel se olvidará de los eclipses
y  sabrá la luna que es redonda y blanca?

En un segundo ocurrirá la muerte

y en otro la fecundación del óvulo

la misma luz que nace es la que muere.

V

Yo tampoco quiero zapatos rojos
Con la suela roja
Con tacones altos
Zapatos de animales muertos
Zapatos que gritan cuando piso
Quiero zapatos que solo abriguen
Y cobijen mis dedos
Y que acaricien con muda indiferencia
Estos mis pies cansados.

VI

Tuve un sueño feroz

y estas palabras
no son una metáfora.

Tuve un sueño en que los niños
jugaban a pinchar
los ojos de los pájaros.


Reían los niños en mi sueño
Indiferentes y malvados.

Es este tiempo
es este miedo
es el odio que quema como el aire.


VII

Era tan fácil entenderlo.
La vida es el recreo de nuestra eternidad
el tiempo efímero que se nos ha prestado
el destello de luz
la oportunidad
el baile que nos pone  un disfraz
para poder reconocernos

pero no solo somos esto
la irónica respuesta la tendremos
cuando no podamos celebrarlo.