jueves, 14 de marzo de 2013

Teresita

Hay días en que sucede algo distinto. Algo lindo, inesperado. Como ayer a la mañana que salí a caminar y encontré de pronto a una amiga que hacía mucho no veía. Teresa. La vi muy delgada, pero muy entera. El dolor no la ha desgastado, sino que la ha fortalecido. Me habló de su esposo que sigue preso aunque mantiene la esperanza de su pronta liberación. Y me habló de las injusticias que se han cometido en nombre de la Justicia. Y de sus pequeñas hijas que lo extrañan pero al hablar con él por teléfono, lloran en silencio para no aumentar su tristeza. Ninguna imagen pudo conmoverme más. Y por un instante sentí que esos ojos llorosos que me miraban eran los míos. Y entonces el abrazo que nos dimos me pareció muy sincero, y en ese abrazo también contuve a las niñas y a ese hombre solo. Pensé que debo llevarle a Teresa ese libro que alguna vez leí y que tanto bien me hizo.

domingo, 10 de marzo de 2013

Poemas reales



1ro. de enero de 2013


Era un niño, era un hombre,
era un lobo desalmado cuando clavó el cuchillo
en el cuerpo del niño.

Olvidó sus orígenes
la sonrisa de su madre
y de la madre del niño asesinado.

En la tele muestran a los niños lastimados de Siria
que huyen a refugiarse a algún lugar
donde les dure un día más la vida.

Y hace tan pocas horas que nos abrazamos
deseándonos feliz año!

02.01.13

Los dos maderos formaban un círculo
Cada uno encastraba en el otro
No era una cruz.

No se hace una cruz con un circulo
pero estoy segura 
que eran los dos maderos de Cristo.


09.01.13

LIBERTAD,
cuantas mentiras se dicen en tu nombre
Cuantos delirantes te utilizan
Cuantos ignorantes aplauden
Cuanto lamento no poder nombrarte.

17.01.13

Nunca pude habitar ese lugar
donde nada importa.


15.02.13

Miro a la mujer.
Luce de gris su pelo
pliegues en su rostro
Sus manos buscan un apoyo
Sus pies vacilan cuando avanzan.
Me sonríe.
Solo la reconozco
Por el brillo
De su mirada.
Y me entristece saber que mañana
Alguien de mí
Dirá lo mismo.

22.2.13

Cuando la palabra ofende mas 
que el ruido ensordecedor
de la desgracia,
no la pronuncies, calla.

Cuando el silencio es tan enorme que duele
y cae en el alma como témpano errante
deja que siga siéndolo
no lo entorpezcas con palabras.

Ese tiempo que enhebra cada hora
y cada lagrima
ese tiempo que viaja enancado al silencio
no es un tiempo perdido
es un tiempo que sana.