domingo, 29 de enero de 2012

Favor de completar


VII


Nuestra piel, nuestra cárcel.

Nuestros ojos, las alas que permiten el vuelo.

Nuestra mente,

el cielo donde ningún barrote

nos encierra.


VIII


Largos como serpientes son los días,

viscosos, retorcidos,

Sin nada que acaricie su superficie

Salvo el fuego que intenta destruírlos.

Demasiadas imágenes

Demasiados estímulos

Para llenar un día.

Caerá la noche

Dormirá también la sierpe

bajo su manto.


IX

29 de febrero


estoy transitando un día

hecho con sobras

con retazos de horas

de otros días.

un día que viene roto

parchado, herido,

con costuras, con hilos.