martes, 16 de agosto de 2011

Ladridos

Como los perros te conformarás con las migajas
que caigan del platillo del amo.
Como los perros mirarás con ojos buenos
cuando desfilen ante vos la maldad y la furia.

Como a los perros te exigirán que seas leal y agradecido
porque te dan un plato de alimento
y de vez en cuando te soban el lomo
o te curan una herida.

Pero no tendrán la fuerza del amor
que hace que tu cola se mueva

ni podrán contar con la sinceridad
de tu ladrido.