jueves, 16 de diciembre de 2010

Atardecer en Punta Loyola, Santa Cruz


A veces hace falta la porfía del árbol,
que resiste los embates del tiempo,
extendido, delineado,
disfrazado de viento, tempestad, calendario.
Hace falta asirse a la raiz,
extender los dedos como garras,
anclar los pies y liberar las alas.