martes, 7 de abril de 2009

El "VENTAJERO"


Si hay un tipo de personas que detesto, es el ventajero.

Ese que aprovecha el mínimo resquicio para meterse y usar todo lo que tenga a su alcance para su propio provecho, en cualquier ámbito.

Y ese tipo de personas es el que aparece cada vez que vamos a pagar algún impuesto

o factura, y nos cansamos de esperar nuestro turno, media hora, una hora o a veces más.

Sobre todo ahora que Río Gallegos está colapsado por donde se lo mire. Si vas al correo, si vas a Servicios Públicos, a telefónica, a pagar la tarjeta, a los supermercados y ni hablar de los bancos.

De pronto cuando crees que te toca por fin llegar a la ansiada ventanilla, aparece la madre con el niño en brazos. Por lo general es un niño que bien podría mantenerse en sus propios pies o sentado en una silla, no necesariamente en brazos de su madre, de su padre o a veces de sus abuelos, pero ahí está, erigido como espada de vencedor (pobre niño, usado para tal propósito).

Si no es la madre con el niño, aparece la embarazada, que sin ningún escrúpulo, luce su abultada panza que le genera el derecho a pasar por sobre todos los sufridos ciudadanos que esperan su turno. Que yo sepa el embarazo no es una enfermedad, sino todo lo contrario.

Otras veces, o seguidamente, viene el anciano apoyado en un bastón, que parece ser que estuviera solo en el mundo sin ningún familiar ni ser humano cercano capaz de hacerle el favor de pagarle sus facturas.

Hoy pequé de persona desconsiderada, y no me arrepiento.

Llegando a la caja, pegada a la ventanilla a punto de pagar mis facturas de advance –que no sé por qué motivo no llegan a mi domicilio, sino que tengo que tomarme la molestia de imprimirlas, con el consiguiente gasto de tiempo y recursos- se me acerca una señora pidiéndome que la deje pagar antes ya que estaba “recién operada”, a lo que le respondí que no era mi problema si telefónica no pone una caja especialmente para casos de personas con problemas físicos para esperar parados, y que mi tiempo también valía.

Por un momento estuve tentada de ceder mi lugar a la ancianita, pero ví que detrás de ella habían otras personas ancianas en igual situación, con lo cual procedí a efectuar el pago sin mayores remordimientos.

Seguramente alguien en la cola habrá pensado mal de mí, pero estoy segura que la mayoría estuvo de acuerdo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

uy, yo tengo esa debilidad...cedo el lugar. Todavia no llego a ese extremo. No sé...a veces el fastidio puede más. Lo que realmente sucede es que falta que agilicen el tramite...¡¡¡más cajeros!!!! -maritza-

Anónimo dijo...

Por que cederle a una embarazada solo porque porta panza y no a una persona con sobrepeso u obesa que carga tambien una mochila y las incomodidades propias de su enfermedad? Creo tambien que las empresas deberían poner mas cajeros.

Anónimo dijo...

yo también cedo el lugar, porque cuando estaba embarazada me desmayaba en las colas, y embarazada de facu sufri mucho viajando en el 126 media hora, parada...pero tengo un karma peor..cuando estoy a punto de llegar a la tan ansiada ventanilla se cae el sistema, se corta la luz, se va el cajero, etc, etc...
macadamia

@baba delola dijo...

Ceci!!! no puedo creer que te volví a encontrar, en la vida, en face y con la dezlenable palabra VENTAJERO. Te quiero tu amiga Olga

@ baba delola dijo...

Fe de erratas. Deleznable Olga