viernes, 20 de febrero de 2009

FUE UNA MUJER

Fue una mujer, la perfecta, la primera, la que tentó al varón con sus delicias, la absoluta culpable de nuestras penas y de nuestra dicha.

Fue otra Mujer la que acunó en sus brazos al Hombre que debía morir para salvarnos, y luego, en su muerte, volvió a acunarlo con toda su ternura.

Fue una mujer la que ardió en la hoguera de los tiempos cuando de bruja la acusaron, y otra mujer la que cantó a la luna, y deshecha de amor, se perdió entre las olas del mar, dejándonos el perfume de sus versos.

Fue una mujer la que transida de dolor ató a su cabeza un blanco pañal para remover la conciencia de los asesinos de sus hijos, y caminó en círculos, por años.

Y fue una anciana mujer la que cubrió de caricias y curó con su amor al leproso que dormía en las calles de la India.

Otra joven mujer la que le habló al humilde, lo colmó de dulces palabras y regalos, la que entregó la vida por su amado.

También fue una mujer la que engendró al tirano que quemó millones de personas en los hornos, y fue otra mujer, la que a pesar de todo, supo encontrar una razón para amarlo.

¿Será tal vez una mujer la que nos salve de tanto descalabro, la que ponga las cosas en su sitio, la que priorice la vida ante la muerte, la que nos ofrezca de nuevo una razón para volver a creer en los humanos?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermoso texto CECI, me encantò como todos tus escritos...me dejó un AY en la garganta hecha nudo.

Un besito

Eliana

Anónimo dijo...

Gracias amiga poeta, un beso.