miércoles, 7 de enero de 2009

Un cuentito para Ema Luna, que ama a los caballos

Trifogrit, el pony blanco.



Yo era feliz junto a mis siete hermanos. La nieve me prestaba su color, era un pony blanco que corría por las praderas.

Mis hermanos eran de todos los colores, negros, marrones y dorados.

Yo tenía un abuelo, Nayen se llamaba.

Mi abuelo bajaba hasta el río a beber agua y atrás ibamos todos, en manada.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho y más atrás, mi madre y mi padre.

Trotábamos sobre la hierba fresca y las espigas se pegaban a nuestras patas.

Un día me sentí diferentE

Un cuerno asomaba en mi frente, y en mis espaldas, sentí que crecían unas alas.

Entonces volé sobre la cordillera, atravesé lagos, bosques y cañadones, dejé atrás a mi familia y vine hasta tu casa.

1 comentario:

Jose Carrera dijo...

Linda historia...