domingo, 26 de octubre de 2008

JOYAS ROBADAS I

Nocturno – Oliverio Girondo

“A veces se piensa, al dar vuelta la llave de la electricidad, en el espanto que sentirán las sombras, y quisiéramos avisarles para que tuvieran tiempo de acurrucarse en los rincones, y a veces las cruces de los postes telefónicos, sobre las azoteas, tienen algo de siniestro y uno quisiera rozarse a las paredes como un gato o como un ladrón.
Noches en las que desearíamos que nos pasaran la mano por el lomo, y en las que súbitamente se comprende que no hay ternura comparable a la de acariciar algo que duerme.”

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me encanta Girondo, sobre todo Espantapajaro.