martes, 28 de febrero de 2017

Ejercicio con TRES PALABRAS




                                                                                   
Lluvia - diarios - tiempo

A veces pienso que la poeta que hay en mí 
se ha ido
Está tirada en la lluvia
la pisotean los pies de los descalzos
la abofetean las tapas de los diarios

Está muriéndose en pequeñas dosis
enredada en los cabellos de un anciano
agoniza en el llanto de los huérfanos
tiene la fragilidad de un gorrión en el viento

Pero a veces también siento 
 que la abanican las alas de las mariposas
aúlla en silencio ante el ruido de la naturaleza
se ilumina con la luz mas clara de la luna
cuando está mas próxima a la tierra

Solo es cuestion de tiempo,


Barcos - mano - agua

Los barcos quebrados 
Descansan en el fondo del mar
Esa tristeza que reconoces.

Porque alguna vez fue tu corazón
El que se hundió en el océano de las penas
Quisiste restaurarlo.

Subiste tu mano hasta tu pecho
Y te has dado cuenta 
Que has exagerado.

Demasiadas capas 
Lo han cubierto.

Igual que el barco abandonado 
 Se ha ido vaciando con el furor del agua
Los peces devoraron sus entrañas.


  

Principio del formulario

Pesado – avaro – montes

Traigo desde lo alto
Todos los pecados
En mi avaricia
No olvidé ninguno.

Ahora me pesan
Como a los árboles del monte
Le pesan las hojas
Mojadas
Después de la tormenta.


Cumplido – madre - casa

La casa espera,
Abierta sus ventanas.
He cumplido mi palabra.

Volveré para llenarla
De luces
Y de flores.
Volveré para cerrarlas
Cuando los vientos
Azoten sus persianas.


Bebido – heredarán – torre

He bebido de la  lluvia
Para saciar mi sed
Porque el cielo responde
A mis ansias.
Heredé la costumbre
-ancestral-
De mirar hacia arriba
Como el niño mira los ojos
De su madre
Cuando lo amamanta.

Esa torre tiene mil peldaños
-cansa de solo pensarlo-
Sin embargo
Hago el movimiento
Mi pie avanza.

Boca –derramaré – sabio

Alguna vez mi boca
Negará tres veces
Las verdades de un sabio
Y sobre mí derramaré
Un manto de piedad
Creyendo tener la verdad
De mi lado.
Hasta que caiga el velo
Y descubra mis ojos
Se desgajen mis manos
Y echen a volar
Las mariposas.

Porque – máquina – abrigo

Porque mi alma
Está al abrigo de la luz
Que gira como máquina
Perdida
En el universo.

Porque prefiero
No saber su rumbo,
Solo perderme
En la estela de su rastro.



Historia – ciudad – centinela

En la ciudad perdida
De la historia
-no importa cual-
Siempre hubo una noche
Que aterraba

Y una mañana
Para despojar
Los miedos.

Mártir en la noche
El centinela
Observa a través de los siglos
-callado-
La oscuridad.



Páginas – tristes – mujeres

Por un camino triste
Van las mujeres
Han llenado las páginas
De historias

Aunque poco recuerdan

Su cuerpo
Las atesora
Y su boca
Las calla.


Medio – puertas – ovejas

Bala triste la oveja
Al cruzar el corral
Del sacrificio.
Intuye su final
Aunque nunca
Conoció su destino.
En el medio
Le pasó la vida
Paciendo.
Paz-siendo.
Cerrada la puerta
Sólo un grito
Y después
Se servirá la mesa.



Ojo – reloj – sonrisa

Las agujas avanzan
Sin piedad.
Nos recuerdan su
Magnificencia.
Son dueñas del tiempo
Lo esconden en la esfera
Lo trenzan en los números
No dan respiro.

Rutinario monótono
El sonido.
Repetitivo.
Esclavizante esclavo.

Nos mira con sus ojos fijos.
No se detiene ni el día
De nuestra muerte.
Todas las muertes
Están atadas a su ritmo.
Y las vidas sometidas
A su arbitrio.


Intención – ejemplo – pozo

Sálvame Señor de acercarme
A su borde
No quiero tocar su circunsferencia
Porque el pozo desde el fondo
Me llama, me jala
Y me enfrenta.
Líbrame de la curiosidad
De saber cuán profundo.
Domina mi intención,
Distrae mi mirada
En las flores que crecen
Detén el paso que adelanto
Sacia mi sed
Quiero ser agua.

Predecir – humedad – cartas

La humedad de la lluvia
La sientes en los huesos
Y la presientes.
Sabes que caerá
Como sabes que llegará
El cartero
Sin esa carta.
Como tu cuerpo predice
Los dolores internos
Pero arremetes.
Y saboreas el humo
Del cigarro
Solo por el placer
De verlo irse
Negro el humo
Salir de tu boca.


Piel – profeta – rincón

Medita en un rincón
De tu casa
Haz que el silencio
Nazca en ti
Poco a poco.
Los otros nada esperen
Cuando estás sumido
En tu interior
Tu piel es tu corteza
Y eres tú, tu profeta.
La lluvia al caer
No sólo es agua
También es música
Y bálsamo
Y cortina.



Bailar –mañana – locos

Para los locos
Siempre hay un mañana
Aunque solo transiten
El presente
Bailan su propio ritmo
Bucean
En sus mares interiores.
Su mundo sólo a ellos
Pertenece
Lo han poblado de voces
De figuras
Ya no buscan razones
Que no existen
Oyen caer la lluvia sobre el techo
Y cada gota
Es un misil que pasa lejos.
Y cada flor una señal
De que lo hermoso existe.
Loca de mí
Que estoy tan cuerda
Con cada cosa con su significado
Que solo ahonda
Esta conciencia mía.


Guerra –susurro – círculos

El fuego ha formado círculos
Las llamas crujen
Con un susurro anaranjado.
Hasta ayer
La guerra
Era algo tan lejano
Como ver florecer el desierto
A veces pasa
-es cierto-
Hoy tenemos el fuego
Y el ruido de las bombas cayendo
Hoy tenemos una guerra
En cada esquina
En cada barrio
¿Cuándo perdimos
La inocencia?
¿Cuándo, la guerra
Se volvió cotidiana?


Noche – túnel – mano

La noche crece
Oscura
Como un túnel
Sin luces ante los ojos.
Adelantas la mano
Y nada rozas
Solo tu corazón latiendo
Solo sientes el aire
Que te toca.
No tienes a qué asirte.
Allí en la noche
Vuelves a ser el niño
Que nadaba
En el vientre de su madre.

Solo que ahora lo sabes.



Manera – perro – sangre

Como el perro de caza
Olfatea a su presa
Y busca la manera de atraparla
Así la vida nos persigue
La sangre se espesa
Con el miedo
Mientras el perro
Nos sigue los pasos
Y afuera
Se escuchan sus aullidos.


Piedras – ventanas – música

La música no pasará
Aunque afuera lluevan piedras
Y rompan
Las ventanas.
El oído se bifurca.
Deja afuera los ruidos
Que molestan.
Solo acunará
el acorde de la lluvia,
el aleteo de un pájaro
el canto del agua.
El valor de lo humano.




No hay comentarios: